8. Primera ley biológica, segundo criterio

El segundo criterio continúa diciendo que:

En el momento de un DHS, el conflicto biológico determina la ubicación de un SBS en el cerebro denominado como Foco de Hamer (FH) y la ubicación en el órgano correspondiente como cáncer o cáncer-equivalente.

Nos detenemos acá y reflexionamos… cuando sucede el evento capaz de generar un DHS, recordemos que debe ser vivido dramáticamente, que agarra a la persona a contrapié, y no lo puede compartir, el conflicto biológico que lo podríamos traducir al tipo de problema sufrido, su característica especial determina la ubicación del foco de hamer. 

O sea, según el contenido del conflicto se activará una zona determinada del cerebro. Parece extraño pero es así, no se activa cualquier parte del cerebro, se activa una parte específica según el conflicto dependiendo de la percepción personal y la naturaleza del conflicto. Esta activación a nivel del órgano cerebro, produce un foco de hamer. 

Incorporamos este nuevo concepto, llamado FH … se dice foco de hamer a la imagen que puede observarse en una TAC sin contraste de cerebro cuando se activa un SBS. 

Este maravilloso descubrimiento del dr. hamer, quien también era especialista en leer tomografías cerebrales, permitió asentar la “teoría” en una experiencia comprobable, lo cual llevó a la formulación de la ley férrea del cáncer. Una ley se cumple en el 100% de los casos y aunque parezca arriesgado, las leyes biológicas se cumplen en el 100% de los casos. Con el poder de la verdad y el saber profundo es que el dr. presentó la 1º ley como tesis post-doctoral. 

Por ahora entendemos esto, son leyes biológicas y no teorías como suele manejarse la medicina convencional con sus pacientes. Más adelante desarrollaremos estos conceptos.

Entonces, cuando una persona sufre un DHS y activa un sbs, se produce una alteración en el cerebro (órgano), por la activación del programa se inician cambios desde el comando central y, curiosamente esos cambios en zonas muy específicas del cerebro, se pueden observar en un estudio de rayos X, como es la tomografía axial computada (TAC). 

Se observa el foco de Hamer en una TAC de cerebro sin contraste.

Nótese la forma de anillo delimitada por las flechas rojas

Estos anillos concéntricos son el resultado de impulsos electromagnéticos los cuales resuenan en el tejido cerebral, el cual está compuesto en más de un 90% de agua. 

Debemos entender que estos anillos no son anillos (forma geométrica de anillos) ya que el corte de la TAC nos permite verlo en 2 dimensiones. Usando la imaginación y el pensamiento abstracto podremos entender que se trata de una esfera irradiando en todas direcciones a partir de un punto central o núcleo. Este punto central lo denominamos relé. 

Un relé es el centro de control para determinado órgano o tejido y produce modificaciones sólo a la parte del cuerpo que se encuentre bajo su control. A este punto se refiere el final del segundo criterio cuando nos dice que cada FH o relé cerebral o centro de mando o centro de control activará un órgano o tejido específico y provocarán un cáncer o un equivalente canceroso. Esta organización de los relés se inicia poco tiempo después de la concepción y continúa durante todo el desarrollo embrionario. Un equivalente canceroso es la alteración de la función, o una úlcera o un cambio hormonal. Con el correr del curso iremos entendiendo el funcionamiento de las diferentes partes del cuerpo según su origen embriológico y ahí es cuando profundizaremos en el concepto de equivalente canceroso, al avanzar en la tercera ley biológica.