Nueva Medicina
Germánica

La primera ley biológica, primer criterio

La primera ley se divide en 3 sub-criterios, los cuales se analizarán respectivamente, recordemos el primer criterio de la ley que dice así: 

PRIMER CRITERIO: Todo Programa Biológico Especial (SBS) es originado por un DHS (Síndrome de Dirk Hamer), el cual es un conflicto serio que conmociona, es extremadamente agudo, dramático, y que aísla, el cual ocurre simultáneamente en los tres niveles: PSIQUE – CEREBRO – ÓRGANO.

Análisis del primer criterio:

Empieza diciendo que “Todo Programa Biológico Especial Significativo (SBS) ….

Acá empezamos a comprender que existen programas mentales, o sea, el Dr. nos dice que el cerebro funciona como una máquina biológica y que tiene programas normales, de supervivencia, y otros programas especiales, previstos en por la evolución. 

Entonces, tenemos programas especiales interpretados ahora como adaptaciones, que se gatillan en algún momento y por determinada situación, que no se activan si no es necesaria dicha adaptación. 

Continúa la ley …

…. (SBS) es originado por un DHS (Síndrome de Dirk Hamer en alemán),  el cual es un conflicto serio que conmociona, es extremadamente agudo, dramático, y que aísla ….

Aquí incorpora el concepto de DHS y describe en qué situación se activa un programa especial. Esta sección es de suma importancia, pero antes de profundizar les diremos que las siglas DHS hacen referencia al hijo del Dr. Hamer, llamado Dirk y de ahí la D para dirk, la H de Hamer y la S de Síndrome, así que continuaremos con un poco más de historia sobre el DHS más importante en relación con las ciencias biológicas. 

Como describí anteriormente, sucedió que el hijo del doctor Hamer, un joven llamado Dirk Hamer, de 19 años, fue víctima de un hecho criminal e irresponsable ocurrido durante unas vacaciones en un bello lugar de Italia.

El Dr. Hamer, quien era médico y teólogo descubrió unos meses posterior a la partida de su hijo, que se había “enfermado” con un cáncer muy particular en un testículo derecho y su mujer, quien también era una mujer sana y controlada periódicamente, fue diagnosticada con cáncer de mama en forma casi simultánea con su marido. 

Desde ya que este hecho le generó, al menos, 2 preguntas a nuestro querido y curioso Dr. Hamer. Seguramente se preguntó algo así:

¿Por qué 2 personas “sanas” se enferman con tumores en sus zonas genitales, en forma simultánea sin antecedentes genéticos?

¿Estos tumores podrían estar relacionados con la pérdida de un miembro de su descendencia?

En ese momento la cosa no estaba clara como lo está ahora, así que el dr. salió decidido a averiguar entre sus pacientes oncológicos si habían vivido situaciones dramáticas previas al diagnóstico médico. 

Llegó a entrevistar a más de 200 personas en poco tiempo durante su práctica médica en la división de oncología de la Universidad de Munich. Luego de dedicar todos sus esfuerzos por descubrir alguna pista que le responda a sus preguntas, la sorpresa fue enorme porque descubrió que si el terapeuta se toma el tiempo necesario y adquiere la confianza de la persona, se puede observar que en el 100% de los casos existe un hecho dramático y vivido en soledad (ahora conocido como DHS) previo al diagnóstico médico convencional, el cual es el responsable de generar los cambios resultantes en alguna modificación de un órgano o tejido del cuerpo. 

Entonces, un DHS es un hecho dramático donde la persona lo experimenta en forma súbita, dramática, que sorprende a la persona o la agarra a contrapié, y que tiende al aislamiento, lo cual no significa que esté solo o aislado (aunque puede ocurrir en forma concreta de vivir un conflicto en soledad), es también la incapacidad de compartirlo con otras personas o el sentir que nadie puede o quiere ayudar. Un DHS es un instante, un clic donde en menos de un segundo se activa el programa, se inician las transformaciones orgánicas, los cambios de conducta y aparece el FH en el cerebro.

Ahora incorporamos y desarrollaremos el concepto de conflicto, el cual no es el DHS en sí mismo aunque sea una parte importante porque se necesita, además, un sentir especial de cada persona en relación al hecho o situación. En este punto debemos destacar que no todos los conflictos o problemas que vivimos durante la vida nos gatillaron un DHS. Es frecuente el uso de conflicto psicológico para diferenciar de un conflicto biológico, en términos de NMG. 

El conflicto psicológico es un problema, a nivel del psiquismo de la persona, real y concreto pero no genera una adaptación a nivel orgánico. Esa es la gran diferencia ya que un conflicto psicológico puede ser también un conflicto biológico. Es más, si hay adaptación de algún órgano, tejido o de funcionamiento podemos afirmar que siempre fue un conflicto biológico. 

Por otro lado, se observan conflictos psicológicos que no producen modificaciones orgánicas. Es importante ser consciente de estos conceptos, no todo problema, o incluso llegando a ser entendido como conflicto psicológico, es un conflicto biológico. 

Para que exista choque biológico deben cumplirse las condiciones expuestas en la primera ley, en especial cuando están presentes mecanismos relacionados con la inhibición de acción. Este concepto de inhibición de acción es muy importante para la NMG, producto del estudio de Henri Laborit y el cual desarrollaremos en los capítulos siguientes. 

Por ahora mencionaremos que existen 4 comportamientos básicos posibles dentro del reino animal. Estos comportamientos son:

  1. Consumo
  2. Búsqueda de placer/evitar el castigo
  3. Lucha/huida
  4. Inhibición de acción (no hacer o hacerse el muerto)

Desarrollo del concepto “inhibición de acción”

Es sabido que la inhibición de acción es un comportamiento presente en la formación de un DHS. Esto sucede básicamente porque en la naturaleza este mecanismo de supervivencia tiene una duración muy breve, de hecho el hacerse el muerto se resuelve en segundos o minutos de una forma o de otra, porque no se puede permanecer inmovil sin respirar por mucho tiempo y, a su vez, moverse puede resultar en la muerte.

Actualmente, inmersos en una sociedad pseudo protectora, es frecuente observar individuos permaneciendo sin hacer nada frente a sus conflictos por tiempos asombrosamente prolongados, sin hacer los cambios necesarios o movimientos aparentemente indispensables. 

«Antes de curar a alguien, pregúntale si está dispuesto a renunciar a las cosas que le enfermaron», decía Hipócrates, conocido como el padre de la medicina griega quien además pensaba que era la naturaleza la responsable de la curación, y que el médico solo podía intentar facilitar la evolución natural de los pacientes. 

Por último, me gustaría remarcar que un hecho específico no determina el DHS. La vivencia e interpretación personal sobre el acontecimiento será el gatillo que generará la activación del SBS. 

Como ejemplo analizaremos un caso del Dr. Hamer y sus aclaraciones sobre cómo hacen frente a una misma situación diferentes personas, porque cada una puede reaccionar de diferentes maneras en base a sus experiencias previas, su hormonalidad y su lateralidad biológica entre otras características particulares aunque no son determinantes. Como dice el Dr. Hamer: “ Puede bastar una única palabra (por ejemplo “cerdo”), dicha durante una

pelea violenta, para producir un DHS. En ese mismo instante se define el contenido conflictivo percibido por el paciente.”

Eso sí, cuando alguien interpreta esa situación de esa forma determinada, inmediatamente el cuerpo, la mente y la psique responden siempre con el programa biológico específico y sensato correspondiente a la adaptación necesaria. No puede darse un DHS y que el SBS sea al azar o aleatorio. Es clave entender que a cada conflicto biológico le corresponde un programa específico, respetando la ley natural de la correspondencia. 

Según el propio Dr. Hamer, el conflicto biológico se decide en el instante mismo del DHS, es decir, en esa fracción de segundo se define el contenido conflictivo que por cuyas vías, a su vez, transcurre todo el conflicto biológico. 

El caso que el Dr. Hamer hace referencia para describir las diferentes posibilidades de percepción de un conflicto biológico es sobre una mujer que descubre y atrapa a su marido “in fraganti” en un engaño amoroso. 

En este caso, la mujer no debe necesariamente sufrir un conflicto biológico sexual, ni cualquier otro conflicto biológico. También existe la posibilidad que la situación no le genere una adaptación biológica (tal vez ya estaba sospechando del infiel y el hecho no la agarró a contrapié a ella).

Sin embargo, puede sufrir un conflicto si tiene que enfrentarse a una situación en uno o

más aspectos inesperados, vive la situación en soledad y/o en forma dramática. Entre los distintos contenidos conflictivos posibles para esa mujer engañada, podemos mencionar estos ejemplos (aunque puede haber otros porque cada persona es única e irrepetible en el mundo, agrandando exponencialmente las opciones factibles): 

  1. La mujer podría vivir la situación como conflicto biológico sexual de no tener relaciones sexuales (de no aparearse). En este caso la expresión a nivel orgánico será una úlcera de la mucosa del cuello del útero con el consiguiente carcinoma (si se trata de una diestra).
  2. La esposa también tiene un amante, y ya no ama a su marido. Pero en el momento del DHS vive la situación como una ofensa y una traición por el hecho de que el marido le hace quedar mal delante de los amigos. En el momento del DHS sufre un conflicto del nido a causa de su pareja. En este caso presentará a nivel orgánico un cáncer de mama derecha (si se trata de una diestra).
  3. La paciente en el momento del DHS experimenta a la joven rival como un conflicto de caída de la autoestima. “Ella ha podido darle lo que yo ya no le puedo dar”. La paciente en este caso sufriría en el momento del DHS un conflicto biológico de desvalorización con osteólisis en la zona de la pelvis, con el consiguiente cáncer de hueso o necrosis incapacitante.
  4. La mujer quizás ya pasó la menopausia y reacciona de un modo masculino. Podría, en el momento del DHS, experimentar la misma situación como un conflicto de territorio y el consiguiente carcinoma intrabronquial o si se trataba de un “conflicto de no poder marcar el territorio” con el atributo “que asco”, un carcinoma de la vejiga (si se trata de una diestra).

En el ámbito de la Nueva Medicina cuando se habla de conflicto, en todos los casos se hace referencia a un conflicto biológico. Como describimos anteriormente, este conflicto biológico que se inicia con un DHS, impacta en la persona o animal como si le cayese un rayo encima, se produce instantáneamente y causa un Foco de Hamer en el cerebro dando inicio al programa especial biológico impactando en el organismo entero (se activa a los 3 niveles: psique, cerebro y órgano).

El primer criterio, de la primera ley finaliza:

…. el cual ocurre simultáneamente en los tres niveles: PSIQUE – CEREBRO – ÓRGANO.

Aquí nuestro querido doctor nos dice que todo ser humano está formado por una tríada psique-cerebro y órgano. 

Es bien fácil comprender cuando se refiere al cuerpo y a la posibilidad de observar un cambio de forma o función frecuentemente diagnosticado como cáncer.

En cuanto a los otros dos términos deberíamos entender al cerebro como el órgano, como una máquina biológica siendo el procesador orgánico que realiza todos los procesos para mantener y conservar la vida. Por ejemplo: para mover un músculo se debe en primer lugar, tener la idea o reacción ante un estímulo, activar los centros motores y coordinar el movimiento para que los músculos, o el cuerpo, hagan la acción deseada. Todas estas acciones y reacciones están coordinadas por el cerebro el cual recibe información, la procesa y ejecuta las acciones necesarias.

En cuanto a la psique, el doctor ha sido muy inteligente en llamarlo de esta forma.  Como en español la palabra también tiene el mismo significado, ya que viene del griego (los cuales ya se preguntaban y resolvían algunas cuestiones que nosotros aun en nuestros días seguimos sin tener en claro) se mantiene su terminología original. 

La psique tiene diferentes interpretaciones personales respetables y cada uno lo entiende según sus sistemas de creencias básicos. Para algunas personas representa el alma, para otros el espíritu, para otros el inconsciente, y así podemos seguir. Lo importante a tener en cuenta es que representa a nuestra conciencia y algo más que cada uno le pone el nombre que quiera, lo importante es este algo más.

Cuando un sbs se activa, se activa en los 3 niveles y podremos comprobar esos cambios en los 3 niveles. Los cambios más llamativos y que por lo general derivan en las consultas médicas convencionales son los que se reflejan en el cuerpo. La aparición de un tumor es fácilmente identificable. 

Sin embargo, podemos comprobar que en el 100% de los casos habrá manifestaciones a nivel del cerebro y de la psique. Ya nos explayaremos en esto más adelante en la segunda ley biológica.