Nueva Medicina
Germánica

Fase de CA: estado de alarma, el cuerpo en alerta

Entonces, y si idealmente una persona se encuentra en normotonía, al activarse un programa biológico especial y significativo (SBS) se produce un cambio orgánico y comienza la fase simpaticotónica, donde se activan adaptaciones generales y particulares para cada programa. 

La primera fase de todo programa biológico se inicia a partir de un DHS. Al momento de la activación del programa o SBS, comienza inmediatamente la fase de simpaticotonía permanente hasta que se resuelva el conflicto. El Dr. Hamer nos explicó en la primera ley biológica que una persona puede permanecer por tiempo indeterminado en la fase de conflicto activo y sólo si encuentra una solución al conflicto inicia la segunda fase, fase vagotónica o fase de reparación.

Esta fase de conflicto activo se caracteriza por la presencia de pensamientos obsesivos sobre el tema en cuestión o pensamientos rumiantes, en especial a la hora de dormir. El cuerpo entra en un estado de simpaticotonía permanente a nivel funcional, con el objeto de tener herramientas para superar el conflicto. En este punto, la medicina convencional engloba miles de programas biológicos en un único síntoma llamado ESTRÉS, y solo se basan en las características generales de la fase de conflicto activo (CA) para justificar su ignorancia sobre el inicio y desarrollo de lo que ellos mismos llaman: una “enfermedad”. 

Debo explayarme en explicar el estrés. Comúnmente y socialmente se denomina estrés a “la tensión provocada por situaciones agobiantes y que origina reacciones psicosomáticas” según el diccionario de la Real Academia Española, quien rige las normas del lenguaje.  

Como puede observarse es una definición parcialmente cierta, aunque incompleta y minimalista. Ahora sabemos que “la tensión provocada” es la mismísima activación de un programa biológico o SBS y donde la “situación agobiante” es lo descrito en la primera ley biológica como DHS. En cuanto a ”que origina reacciones psicosomáticas”  podría admitirlo como cierto. Sin embargo esta definición tan amplia y sin profundizar en algo trascendental para la humanidad, me hace pensar que si la ciencia convencional profundizara en el concepto “psicosomático” estaríamos a un paso de dar luz verde a la nueva medicina germánica a nivel global. En cierta forma decir psicosomático es correcto porque vincula la psique con la mente y el cuerpo, queda en las manos de cada persona profundizar sobre el origen de las “enfermedades”, ahora con la gran ayuda de la NMG.

Más allá del intento por englobar varias adaptaciones bajo el nombre de estrés, podemos definir estas expresiones corporales como todas aquellas que caracterizan una fase de conflicto activo o simpaticotonica. Lo sabemos porque son las modificaciones biológicas relacionadas con la preparación del cuerpo para la acción (el término “acción” engloba más conceptos que el solo hecho de contemplar la dupla lucha/huida), y pueden incluir: 

  • Falta de apetito
  • Pérdida de peso
  • Presión sanguínea alta
  • Manos y pies fríos por vasoconstricción periférica
  • Aumento de catecolaminas
  • Aumento de cortisol 
  • Aumento de la glucosa sanguínea
  • Insomnio de mantenimiento y con despertar precoz (el sentido es aprovechar la mayor cantidad de horas posibles en un día)

Además de estas expresiones generales, también se producen las adaptaciones especiales generadas por cada programa biológico. En estos casos el comportamiento depende de la capa embrionaria involucrada. 

Por ejemplo, podemos mencionar que si interviene la hoja embriológica más moderna, conocida como ectodermo, durante la fase de conflicto activo suele presentar necrosis, úlcera, atrofia celular o disminución de la función. Mostrando el típico comportamiento del cerebro antiguo.

En los casos donde está involucrado el endodermo suele haber proliferación celular (formación de tumores, especialmente adenocarcinomas) en sintonía con la reproducción microbiana. El endodermo forma parte de lo que denominamos cerebro antiguo o arcaico.

Avanzaremos y profundizaremos en los comportamientos de las diferentes capas embriológicas durante la tercera ley biológica y sobre la relación con los microbios en la cuarta ley biológica.

Volviendo a la importancia del estrés (entendido como altos niveles de simpaticotonía), debemos entenderlo como la última posibilidad de superar el conflicto, debiendo utilizar todas nuestras energías con el objetivo de superar el hecho puntual ya que si demoramos demasiado en salir de la inhibición de acción, se podría perder la oportunidad biológica y aún habiendo resuelto el conflicto, el desgaste biológico podría ser tan importante que la persona no logre superar la fase de resolución. 

Este proceso de búsqueda constante de una solución para un conflicto produce lo que denominamos “desgaste biológico”, ya que nuestro cuerpo funciona como cualquier maquinaria, la cual si trabaja con sobrecarga durante un tiempo mayor al programado, comenzará generando daños en sus materiales, con mal funcionamiento y finalmente el cese de las funciones. Lo mismo sucede en los cuerpos animales que son perfectas maquinarias biológicas.

Existen algunos casos muy interesantes en los cuales las personas mantienen un conflicto semi activo con el fin de mantenerse con vida, lo cual tiene mucho sentido biológico.