Nueva Medicina
Germánica

Epicrisis

La epicrisis es un episodio temporario, inesperado y necesario para iniciar la etapa final de la reparación biológica (PCL-B) donde se presenta un breve y fuerte retorno al estado de simpaticotonía cuya duración e intensidad está predeterminada. 

Es un regreso, durante un lapso de tiempo específico, a un estado similar al de conflicto activo, lo cual no significa un regreso a la simpaticotonía permanente, sino más bien una especie de shock o inversión de cargas con un sentido específico el cual se expresa en los 3 niveles. Vale aclarar que un episodio de CE puede durar desde segundos hasta horas, según la capa embriológica involucrada.

Las manifestaciones de una CE según el nivel son:

  • Psique: La persona experimenta una vivencia especial, revive el conflicto, en forma acelerada como si fuera una película reproducida a mayor velocidad que la normal. Algunas personas reviven, y valga la redundancia, en forma muy vivida todo las etapas del conflicto, muchas veces incluyendo el DHS, momentos durante la fase de CA, la CL y la fase PCL.  
  • Mente: El FH experimenta una activación aguda con el objeto de aliviar el edema en el relé mediante el efecto simpático y sus mediadores químicos, Posterior a la CE puede observarse la disminución del tamaño del FH.
  • Cuerpo: Aquí se pueden apreciar diferentes expresiones corporales, según se trate de una crisis epiléptica o epileptoide. En caso de presentarse una crisis epiléptica se observan convulsiones tonicoclónicas y cuando se trata de crisis epileptoides no presenta estas convulsiones (a tener en cuenta son los conflictos con inervación mixta, que veremos en algún ejemplo más adelante cuando desarrollemos un caso clínico de un programa de laringe, donde al presentarse las 2 crisis simultáneamente podría parecer que un programa de endodermo presenta convulsiones cuando en realidad esas convulsiones son propias de una CE de corteza motora).  Otra característica y referencia que ha pasado la CE es el inicio de la fase diurética, denominándose así porque se inicia un período de gran eliminación urinaria producto de la orden interna relacionada con la idea de reducir el edema corporal en todo nivel.

Para concluir podemos afirmar que la crisis epileptoide/epiléptica es un cambio de rumbo dentro de la fase de restauración con efectos concretos a nivel orgánico, en el cerebro y en la psique. Los invito a pensar sobre la utilidad de revivir el conflicto para descubrir nuestras equivocaciones, nuestros aciertos y repensar nuestras acciones, con el objetivo de hacernos más fuertes y resistentes ante futuros conflictos similares.

Finalmente, si entendemos la ley bifásica de todas los programas biológicos, se podría pensar que la medicina convencional universitaria y teórica no considera las adaptaciones ni las leyes biológicas y describe, cómo en un diccionario, alrededor de unas 900 enfermedades en total. 

Ahora y gracias al Dr. Ryke Hamer y el desarrollo de la segunda ley biológica, podemos afirmar que en realidad existen alrededor de 360 programas o SBS, los cuales tienen su expresión en ambas fases. Por lo tanto, podríamos englobar a todas las enfermedades de la medicina convencional en 360 “enfermedades frías” o en estado de simpaticotonía y otras 360 “enfermedades calientes”, o sea, en vagotonía lo cual resultaría en la explicación completa sobre más de 700 patologías.

La diferencia numérica puede explicarse por la gran división que hace la medicina convencional universitaria sobre patologías con características en común, desglosando así un único programa en diferentes enfermedades (curiosamente muy parecidas entre sí como lo son la rubeola con la varicela, por ejemplo, siendo diferenciadas en la práctica por la ubicación geográfica de las lesiones).

Como conclusión y si partimos de la normalidad, podemos comprender que un DHS inicia la segunda ley biológica o ley bifásica de todos los programas biológicos. A partir de ahí y una vez completadas las 2 fases (la fase de CA, con su correspondiente CL, pasando por la PCL-A, la CE y una vez finalizada la PCL-B), volvemos a la normotonía o eutonía, el punto original.