2. Conceptos iniciales sobre el surgimiento de las 5 leyes biológicas

En 1981 el Dr. Hamer rompió todas las reglas de la medicina convencional y formuló la primera ley biológica como tesis post doctoral para la Universidad de Tubinga. Con una personalidad arrollante, el doctor formula una ley, porque una ley es una acción que se cumple en el 100% de los casos. Podría haberlo planteado como teoría, al igual que la mayoría de los conocimientos sobre los que se basa la ciencia actual, pero sin embargo, lo formuló como ley biológica.

En este punto me interesaría resaltar que, para llegar a estos nuevos descubrimientos, el doctor debió dudar de los conceptos aprendidos, se dió una oportunidad para investigar y seguir una idea que no era la convencional, sorprenderse con los resultados que empezó a ver en la realidad, consiguió a través de la experiencia personal y profesional en el hospital, ir probando día a día “sus fantasías”. 

La NMG es un saber empírico, porque se basa en la experiencia, esa misma experiencia que a partir de ahora, Ud. mismo podría verificar mediante el análisis de su vida y de sus seres cercanos.

Particularmente, la formulación como ley biológica, le otorga la fuerza de la prueba, ya que existe un postulado firme, se cumple en el 100% de los casos y quien desee puede refutar, mientras tanto debería considerarse válido. Sin lugar a dudas el doctor la hizo fácil y mostró sus cartas de frente, invitando a quien desee poder probar o invalidar las leyes biológicas. 

Dirk Hamer
1959-1978
QEPD

La universidad de Tubinga tenía la obligación de analizar esta tesis y dictar su sentencia respecto a la veracidad, o no, de los descubrimientos.
Ya han pasado 40 años desde ese día y la universidad se encuentra en desacato frente a una orden judicial que le solicita se expida y verifique las leyes biológicas. (link resolución judicial)

Por supuesto que la universidad sabe la verdad desde el primer día, el propio doctor Hamer declaró que las leyes biológicas podrían verificarse en menos de 24 hs., hecho que fue aceptado como real por el decano de la facultad ante el tribunal de Justicia alemán. 

La pregunta surgida por el Juez fué: 

  • ¿Y por qué no lo verifican?

La respuesta surgió rápidamente, como un guión preparado que mezcló sinceridad con desidia.

  • Porque no nos interesa saber si el Dr. está en lo cierto.

Esta lamentable respuesta revela la forma de pensar de la comunidad médica convencional, exhibiendo una medicina que no busca la verdad, o la mejor herramienta para cada una de las personas que los consultan dejando su vida y esperanzas en cada consultorio o farmacia, que no tienen ni siquiera la responsabilidad y curiosidad esencial que se necesita para influir en la vida de otras personas.

Sin embargo, otras universidades investigaron y se expidieron respecto a los descubrimientos del Dr. Hamer. 

Existen verificaciones científicas y declaraciones por todo el mundo sobre la veracidad de las leyes biológicas y el total desconocimiento de la medicina convencional respecto al origen de las enfermedades, aunque no se conozcan o se hagan públicas. Es lógico pensar que así suceda porque, haciéndose público este nuevo paradigma de las ciencias biológicas, debería cambiar el sistema de salud mundial, la industria médica y farmacéutica sería perjudicada en sus mega negocios de muerte, vacunación y control poblacional.

Querido lector, todos estos datos son muy asombrosos y pudieran llamarnos la atención por el hecho que lo dice una universidad o personas de renombre. Todo esto es cierto, pero la NMG tiene una ventaja frente a cualquier otro conocimiento científico y es el hecho que Ud. mismo es el laboratorio, que no necesita nada más que su cuerpo y sus pensamientos para verificar las leyes biológicas, ahora y en su día a día, con su familia, con sus amigos, con sus experiencias pasadas. Esto sucede porque vivimos biológicamente, entonces en ese vivir vamos experimentando programas biológicos que suelen expresarse como dolores o enfermedades. Estas enfermedades podrán ser comprendidas en su totalidad y habrá descubierto el mensaje que tanto le costaba escuchar, el sentido del comportamiento de su cuerpo y mente con sentido biológico, y no interpretarlo sólo como un error de la naturaleza del cual no tenemos responsabilidad y es algo echado a la suerte.

Nuestro cerebro funciona como un ordenador, en realidad son varios ordenadores conectados que fueron desarrollándose en respuesta a los requerimientos evolutivos durante los millones de años que lleva la vida en la tierra. 

Funcionamos y sobrevivimos con programas básicos relacionados a la supervivencia. Un ejemplo que aplica como programa biológico normal sucede cuando nos exponemos al sol, automáticamente activamos un programa que le indica a las células conocidas como melanocitos que secreten sustancias pigmentarias entre las células de la epidermis, con el sentido biológico de aumentar la protección a los rayos ultravioletas. De alguna forma tiene que suceder este cambio, y sucede porque se inicia un programa de protección frente a una condición ambiental, observándose actividad en un área específica del cerebro.

Así como tenemos programas normales o adaptativos, también somos capaces de activar programas especiales. Gracias a estos programas especiales podemos iniciar adaptaciones biológicas con un sentido específico, según un requerimiento en particular, de la misma forma que se abre un programa en un ordenador o una aplicación en un dispositivo móvil. Mediante estos programas el cuerpo genera todo tipo de adaptaciones, como lo hace un animal en la naturaleza con el objeto de sobrevivir. Sin embargo, nosotros no vivimos en la naturaleza y, por lo tanto, esos programas en la actualidad tienen como función la búsqueda de una solución a un conflicto o situación, que puede ser real o bien, simbólica.

La vida en la tierra lleva más de 250 000 000 de años adaptándose a diferentes situaciones que le plantea el planeta. El éxito se debe a cierta capacidad de cambiar y generar las adaptaciones necesarias para sobrevivir y reproducirse. Por supuesto 250 millones de años es mucho tiempo pero nos sirve para entender que el ritmo de la biología no se mide en segundos, los cambios requieren tiempo, ciertas adaptaciones requieren miles de años para tomar la forma óptima, aunque otras ocurren muy rápidamente. 

En la actualidad, la adaptación final del animal hombre para vivir en sociedad todavía no se ha completado, hasta podría afirmar que nos faltan miles de años para lograrlo, sin contar los continuos cambios sociales que se adelantan aún más a nuestra propia evolución. 

Hemos vivido en la naturaleza durante millones de años pero vivimos en sociedades complejas hace unos 10.000 años. La comparativa no merece muchas explicaciones y les propongo una reflexión inicial:

Porque hemos vivido millones de años como animales, y nuestra evolución social todavía no se ha completado, es el motivo por el cual reaccionamos como animales salvajes a conflictos personales o sociales.